Meditación y nuevas conexiones neuronales.




Cada vez encontramos más bibliografía y artículos que explican como la ciencia moderna verifica los beneficios de prácticas milenarias. La nota realizada por America Valenzuela y transcripta abajo, es una introducción al tema.


Muchas veces se habla de meditación, pero en realidad se estan refiriendo a una relajación profunda. Por esto que, antess de pasar a la nota mencionada, cabe hacer una mínima diferenciación:


La relajación esta relacionada con lograr voluntariamente un estado de serena armonía a nivel físico, emocional y mental.

La meditación tiene que ver con la intención de profundizar en el propio Ser y en el Ser de Todas las Cosas. Es un “despertar de la conciencia” que va más allá de lo que nuestra mente puede entender y explicar con palabras.


La relajación profunda es una especie de ante sala a la meditación.

Si se opta por no meditar, igual podemos exceder a muchos de los beneficios de la relajación profunda. Hay variadas técnicas de relajación; es cuestión de elegir la que sea más acorde con cada personalidad y practicarla, al menos, diez o veinte minutos diarios. (Si se cree que destinar ese tiempo es imposible porque hay cosas “más importantes que hacer…”, recomiendo leer el breve cuento Afilar el hacha lo encontraras en el sector Cuentos, citas y frases semanales de Sincronicidad Consciente)


Juan Antonio Currado

Licencia de Creative Commons
Meditación y nuevas conexiones neuronales. by Juan Antonio Currado. is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en sincronicidad-consciente.blogspot.com.


ESTUDIO CON MONJES BUDISTAS


La meditación y la disciplina mental pueden cambiar el modo de trabajar del cerebro. A los monjes budistas la meditación les permite alcanzar niveles de consciencia inusuales gracias a la creación de conexiones neuronales que no existen en los individuos que no suelen realizan prácticas contemplativas.

Así lo han comprobado los investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison (EE UU) que desde 1992 llevan a cabo un estudio en colaboración con el actual Dalai Lama y otros monjes budistas muy experimentados en el arte de la meditación.

Los últimos resultados de este estudio, liderado por los neurocientíficos Antoine Lutz y Richard Davidson, han sido publicados en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.

Hasta ahora fenómenos como la paz interior y la serenidad adquiridos a través de la meditación se interpretaban recurriendo a fuerzas metafísicas. Hoy, gracias a este estudio, los efectos de estas prácticas se han 'traducido' al lenguaje científico. Los monjes budistas que llevan largo tiempo practicando meditación presentan una gran actividad en una zona determinada del cerebro, justo detrás de la parte izquierda de la frente, en la corteza prefrontal izquierda.

En cambio esta área no presenta casi actividad en los individuos que no practican meditación, aunque sí está 'viva' con más frecuencia en aquellos que tienen un carácter optimista y poco ansioso.

"Hemos observado que los monjes que llevan meditando largo tiempo registran una actividad en esa parte del cerebro realmente alta", explica Richard Davidson, integrante la investigación, que se desarrolla en el Laboratorio de Imagen Funcional del Cerebro y Comportamiento.

Asegura que alcanzar un grado de actividad cerebral tan alto en ese área requiere un entrenamiento, al igual que los jugadores de tenis, por ejemplo, mejoran con la práctica en la ejecución de este deporte.


Un cerebro cambiante

La versión más aceptada hace unos años sobre el desarrollo de nuestro cerebro indicaba que las conexiones neuronales se fijan cuando somos bebés y niños y no varían durante la edad adulta. Pero en la última década, las nuevas técnicas de neuroimagen han permitido observar cambios en las conexiones neuronales habituales durante la edad adulta y se ha comenzado a hablar de la llamada 'neuroplasticidad' o continuidad del desarrollo cerebral durante la edad adulta.

Hoy en día, multitud de estudios constatan que el cerebro no es estático sino que cambia dinámicamente a lo largo de la vida del hombre.

En opinión de estos científicos, los resultados del estudio indican que el cerebro, con un correcto entrenamiento, puede desarrollar funciones y conexiones neuronales nunca imaginadas.

A pesar de todo, el Dalai Lama, al que le fue otorgado el Premio Nobel de la Paz en 1989, no cree que los científicos puedan explicar el nirvana. "La ciencia puede desvelar que ciertas técnicas podrían ayudar a distinguir los porqués de una vida feliz o una miserable, pero la comprensión profunda de la naturaleza de la mente sólo puede alcanzarse a través de la meditación", asegura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son bienvenidos en Sincronicidad Consciente.